Menú

Antes de que el presidente Trump iniciara su gobierno en Estados Unidos, este país tenía un acuerdo con México —el Acuerdo de Suspensión, que funcionó desde 1996, reguló por 23 años de manera exitosa las exportaciones mexicanas de tomate al mercado estadounidense, pero se afianzó en 2013-, que suspendía la aplicación de las leyes estadounidenses antidumping (competencia desleal), al tomate mexicano; por ese motivo la exportación de este fruto ocurría de manera sencilla. El panorama cambió a partir de este 7 de mayo de 2019, fecha en la que el Departamento de Comercio reactivó las investigaciones por comercio desleal y aplicó un impuesto del 17.5% complicando la situación. ¿Y de qué manera nos afecta esta decisión?


¿Quiénes serían los más afectados?

De acuerdo a información de un comunicado que lanzó la Secretaría de Economía de México, Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior del país, señaló que esta medida impuesta por EU afectará seriamente a las exportaciones, pues el costo anual superior se elevará a 350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate, y los pequeños y medianos exportadores "se verán imposibilitados de hacer frente a esta carga financiera", señaló.

Según datos de SAGARPA, en el 2008 se estimaban más de 9,000 hectáreas dedicadas a producción protegida de hortalizas, desde las 721 registradas en 1999. Sin embargo la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC) estima que en la actualidad existen unas 15 mil con base a resultados del “Estudio de Oportunidades Externas para el Desarrollo de la Inteligencia Comercial del Mercado de Exportación de la Horticultura Protegida Nacional”, hectáreas y productores que saldrán afectados ante este impuesto.
El impuesto afectará a productores y consumidores. Foto: Pixabay.


Consecuencias

    Un efecto de esta situación será que tanto los campesinos mexicanos como losconsumidores (de ambos países) saldrán afectados pues el precio de las exportaciones y del tomate en el mercado se elevará de acuerdo a datos proporcionados a la agencia Reuters por Mario Robles, representante de productores y exportadores de jitomate en México.

    Los aranceles al fruto nacional afectarán a 400 mil empleos directos y a más de un millón por el efecto multiplicador.

¿Cómo lo ve Estados Unidos?

Las autoridades estadounidenses consideran que el proceso de importación de los campesinos mexicanos, podría haber incurrido en prácticas de competencia desleal, motivo por el que se ha organizado una investigación para determinar si ocurrió o no. Este proceso tendrá como máximo un período de cuatro meses y antes del 19 de septiembre de 2019 el gobierno de Estados Unidos anunciará su posición respecto al tema y posteriormente, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después - el 1 de noviembre de 2019- su determinación final del daño a la industria.


¿A qué regiones y sectores impacta más?

En México los principales productores de tomate son los estados de Sinaloa, Baja California y Jalisco, aunque también han proliferado operaciones tomateras en Colima, Hidalgo, Michoacán, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora, y Zacatecas. Al respecto, la diputada del PRI, Ana Cecilia Moreno Romero comentó a El Sol de Sinaloa que se trata de un tema que les afecta a todos, no únicamente a los productores de tomate sino a toda la economía de Sinaloa y de las otras regiones productoras. La producción será menor y los costos serán más elevados.


¿Cómo nos afecta como consumidores?

    Debido a que el ciclo de producción, recolección, exportación e importación es una cadena integral, el impuesto del 17.5% que aplicó Estados Unidos a la exportación de tomate, indica un aumento en el costo de producción, exportación y por ende, en el costo que este fruto tendrá a la venta en el mercado.

    El Acuerdo de Suspensión (o antidumping), que estuvo vigente durante más de dos décadas, permitió regular el acceso del tomate mexicano a ese país extranjero, en un mercado con una creciente demanda. También ofreció a los consumidores tanto estadounidenses como mexicanos y a las industrias que utilizan al tomate como insumo, consumir una mayor variedad de tomates de mejor calidad y a menores precios.

¿Qué medidas se están tomado?

Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior, indicó que estas acciones tomadas por el gobierno de Estados Unidos permanecerán vigentes hasta que se alcance un nuevo Acuerdo de Suspensión entre ambos países.

Mientras tanto, México y la Secretaría de Economía de este país, reiteran apoyo total a los productores de tomate mexicano durante este proceso de negociación, a la vez que hace un atento llamado al Departamento de Comercio y a los productores de ambos países para que alcancen un nuevo Acuerdo de Suspensión que beneficie a productores y consumidores de los dos países.

Fuente: MSN.

En la opinión de:

A.A. Felipe M. González Jaimes
Presidente de CLAA.

Cabe destacar que el tomate es el tercer producto agrícola de exportación de México, después de la cerveza y el aguacate; en donde uno de cada dos tomates que se consumen en Estados Unidos son de origen mexicano..

Subir ⇑