Menú

El surgimiento de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), integrado por 15 países de la región Asia-Pacífico, puede ser una oportunidad para México, siempre y cuando se tomen las decisiones adecuadas desde el gobierno federal, porque de lo contrario también puede convertirse en una amenaza.

Lo anterior lo afirmó el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, al participar en la inauguración de la 48 Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Este nuevo panorama geopolítico, está dando pasos firmes para desarrollar las cadenas de valor regionales destruidas, así como para acelerar su recuperación económica. Esto, de nuevo, puede representar una oportunidad o una amenaza para México. Una vez más dependerá de que nuestras decisiones, que nosotros como gobierno infundamos certidumbre”, aseveró Romo.

Expuso que la competencia mundial por la inversión directa está siendo cada vez más fuerte. “Es una guerra… La guerra comercial ya está servida en tres bloques poderosos: América del Norte, Europa y Asia Pacífico. Ganará aquél que ofrezca más certidumbre a los inversionistas”.

Indicó que el panorama mundial no está para desperdiciar oportunidades. “México cuenta con la ventaja competitiva única del T-MEC, y con el firme posicionamiento de ser el abastecedor natural de manufactura, productos agropecuarios y de muchos productos agropecuarios de la región”.

“Para mantener esa hegemonía, debemos evitar el darwinismo tecnológico, donde aquellos que no se adaptan no logran sobrevivir. Necesitamos una Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dinámica, fuerte, motivadora, y viendo hacia adelante”, resaltó.

En ese contexto comentó que es necesario que México invierta en tecnología. “Avanzar hacia la industria 4.0 y tener una actitud de cero barreras a la inversión, para no desperdiciar ninguna inversión, incluyendo la China, que ya está en riesgo”.

Después de ocho años de negociaciones, el RCEP se enlista para ser uno de los acuerdos comerciales más importantes del mundo, y está signado por Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Birmania, Camboya, Lagos, Brunéi, China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

Fuente: Milenio.

Subir ⇑