Menú

Uno de los objetivos para controlar los ingresos del gobierno federal del nuevo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, será consolidar todos los impuestos del comercio exterior mexicano.

Uno de los objetivos para controlar los ingresos del gobierno federal del nuevo secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, será consolidar todos los impuestos del comercio exterior mexicano.

Siempre hubo tensión entre los ingresos y operación de la Coordinación de Puertos, que obedecía a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, y Aduanas que respondía a la Secretaría de Hacienda.

Desde los tiempos de Carlos Salinas de Gortari, con Francisco Gil Díaz como subsecretario de Ingresos, Aduanas se había convertido en una caja chica (de chica no tiene nada) del secretario de Hacienda en turno.

Pero con la llegada de Ramírez de la O, la Administración General de Aduanas, que a lo largo de esta casi primera mitad de sexenio ha sido un verdadero desastre, promete dar un giro de 180 grados.

De entrada va cambiar de nombre a Administración Nacional de Aduanas (ANA) y junto con la Subsecretaría de Puertos, a cargo del almirante José Luis Arellano reportarán todos los ingresos.

Hablamos de importaciones, exportaciones y servicios relacionados con el comercio exterior, que entregarán al SAT. Ramírez de la O designará a un funcionario responsable de recibir esos recursos.

Con esta acción el nuevo secretario de Hacienda busca amarrarle las manos tanto a Raquel Buenrostro como a Horacio Duarte, que en las pasadas elecciones fungió como operador político y financiero de Morena.

Duarte, como el impresentable Ricardo Peralta, el protegido de la todavía secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, se ha valido de sus posiciones en Aduanas para sacar provecho político.

México tiene 49 aduanas y están distribuidas en 24 estados del país.

Tiene 102 puertos y las de mayor importancia por su comercio son Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Veracruz, Altamira y Ensenada.

En 2020 el gobierno recaudó 865 mil 601 millones de pesos por operaciones de comercio exterior, una caída de 13.7% respecto al poco al más de un billón de pesos que ingresaron en 2019.

El comercio exterior representó el 78.2% del PIB en 2019, las exportaciones bajaron 10.15% en 2020 y se prevé que aumenten en 13.6% en 2021.

Las importaciones de bienes y servicios bajaron 15.3% en 2020 y se prevé que aumenten en 21% en 2021. México compra principalmente petróleo (no crudo), partes de vehículos y circuitos electrónicos integrados.

En los primeros cinco meses de 2021 la balanza comercial presentó un superávit de 333 millones de dólares.

Fuente: El Financiero.

Subir ⇑